HoyDia

×

Advertencia

Fallo cargando el archivo XML

Zarko, cercado

Si hay un elemento en Francia que impide que la popularidad del presidente François Hollande termine de desplomarse, es que la situación de la principal figura de la oposición, el ex presidente Nicolás Sarkozy, es aún peor

por Jean-Baptiste Noël
Si hay un elemento en Francia que impide que la popularidad del presidente François Hollande termine de desplomarse, es que la situación de la principal figura de la oposición, el ex presidente Nicolás Sarkozy, es aún peor. Desde que el líder de la derecha francesa dejara el Palacio del Elíseo, el cerco judicial sobre su figura se ajusta sin solución de continuidad, y ya están detenidos el abogado personal de “Zarko”, junto a dos jueces del máximo tribunal parisino, acusados de que informar al entonces jefe del Ejecutivo sobre los casos de corrupción que lo involucraban. Nicolás Sarkozy comenzó a ser objeto serio de investigación judicial a partir del “caso Bettencourt”, inclusive cuando estaba en funciones. La millonaria Liliane Bettencourt, cabeza del imperio cosmético L´Oreal, pudo ser empujada –aprovechando su avanzada edad y sus facultades intelectuales reducidas- a aportar dinero al partido de Zarkozy por fuera de los canales legales. Más tarde, el diario Le Monde reveló que “Zarko” y sus ex ministros eran sometidos a escuchas telefónicas por orden judicial; los “pinchazos” afectaban incluso a los teléfonos celulares del ex jefe de Estado, buscando averiguar si el magistrado del Tribunal Supremo, Gilbert Azibert, había beneficiado a Sarkozy en el “caso Bettencourt” recibiendo, en pago, un puesto diplomático en el Principado de Mónaco. El cerco había comenzado a cerrarse en 2007, cuando, en un discurso público, el líder libio Muhammar el Khaddafy –barrido luego por la “primavera árabe”- revelara las rutas de financiamiento clandestino que viajaban hacia París y hacia el entorno de Zarkozy desde Libia. Desde entonces, las causas judiciales y las redadas policiales no se alejan de la figura del político conservador, que se aferra al liderazgo del partido “Unión por un Movimiento Popular – UMP”; sus intenciones son volver a la primera magistratura tras el interregno socialista, que se presenta como un gran fallido histórico. Pero ahora, la fiscalía anticorrupción francesa -que centra su atención en los delitos financieros y fiscales- ha enviado a detener e interrogar al abogado del ex presidente, Thierry Herzog, y a los magistrados del Tribunal Supremo, Gilbert Azibert y Patrick Sassoust. La fiscalía sospecha que los tres formarían parte de la compleja red de informantes que, con una táctica cercana a la obsesión patológica sobre la información, mantenía el ex presidente. El caso se agrega a los que acumula “Zarko” con varios de sus ex ministros, incluyendo a la actual jefa del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, con quién otorgó en su momento una millonaria y dudosa indemnización estatal. Los casos judiciales que cercan al político de origen judío-húngaro pueden hacerle perder el liderazgo de la UMP (el ex primer ministro François Fillon, y el ex Canciller, Alain Juppé, ya se han anotado para sucederlo), lo que terminaría por dejarlo fuera de juego en la sucesión de Hollande.

Hora: 07:46:02
Fecha: Martes, 16 de Octubre del 2018