HoyDia

×

Advertencia

Fallo cargando el archivo XML

Yihadistas europeos

por Pedro I. de Quesada

La organización política-terrorista del Estado Islámico - EI (que en lengua árabe se la denomina, mucho más apropiadamente, “Daesh”)ha tenido un impacto en Occidente que ni sus propios impulsores imaginaban: ser un imán de atracción para sectores enteros de la juventud descontenta con el sistema. Casi no hay país europeo que no tenga simpatizantes con la causa árabe radical. Y las imágenes de europeos en los videos que los guerrilleros del Daesh divulgan por las redes, se amplía semana a semana. Los gobiernos europeos comienzan a dar las cifras de los hombres (se supone que también hay mujeres, pero en un porcentaje sustantivamente menor) que han viajado a Irak o a Siria para incorporarse a las filas del yihadismo, en la guerra declarada por el Estado Islámico al resto del mundo, en particular al occidente europeo y norteamericano. Estas cifras, por su propio peso y por la parte del iceberg que permiten calcular, son alarmantes. París reconoce que son más de 1.100 los jóvenes franceses que ya están luchando en Oriente Próximo. Bélgica es el primer país europeo en aporte de yihadistas, superando inclusive a Francia; y Gran Bretaña –con grandes colectividades árabes sin integrar en su seno- le sigue, junto con España. El caso de este último es singular, ya que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla –enclaves protocoloniales españoles en la costa de África- son semilleros del yihadismo, mediante el cual no sólo se canaliza el radicalismo de la “guerra santa” contra el impío Occidente, sino que también se expresa el rechazo anticolonial a Madrid. Son dos los elementos que hay que destacar de este proceso insólito de yihadistas europeos, nacidos, crecidos, educados y partícipes de las sociedades más cómodas y avanzadas en cuanto a protección de derechos individuales y conquistas sociales. En primer lugar, que uno de los grandes objetivos de la Unión Europea no se ha cumplido: no hay “ciudadanía europea”. Los jóvenes que se suman al Daesh sí se integran a una comunidad que los contiene y les da sentido de pertenencia, aunque sea degollando enemigos. Y en segundo lugar, que la “guerra contra el terrorismo”, desatada por los Estados Unidos hace ya 13 años, tras los atentados del 11-S, ha fracasado rotundamente y ha logrado la antítesis de lo que se proponía: extender el terrorismo fundamentalista hasta los rincones más insólitos. Hasta Europa, por ejemplo.

Hora: 15:14:50
Fecha: Martes, 14 de Agosto del 2018