HoyDia

×

Advertencia

Fallo cargando el archivo XML

El mundo debate el futuro sin mayor convicción

por Salvador Treber
Especial para HDC


Las recientes convocatorias de los organismos internacionales y del Grupo de los Veinte revelan el grado de inquietud con que mira este 2015 que recién comienza, dado que esperan se produzcan definiciones trascendentes para el futuro mundial.

Cuando el 15 de agosto de 2008 se exteriorizó con inusitada violencia la crisis económica que abarcó a todas las economías industrializadas del Norte; quedó sólo como símbolo la abrupta quiebra del Lehman Brothers, que era considerado el cuarto banco de Estados Unidos. Resulta evidente que no se avizoraba anticipadamente su comienzo y, menos aún, que asumiera semejante magnitud; pues, pasados más de seis años, no parece tener visos de finalizar en fecha razonablemente próxima.

Por su parte, el virtual estancamiento operado en la primera potencia mundial, aceleró el veloz proceso por el cual China, a mediados del presente año, la desplazó de ese sitial. No sólo eso, pese a que también ha debido disminuir su ritmo anual de avance, se estima que para 2020 no sólo mantendrá ese puesto, sino que lo hará distanciado en no menos de un 20% de su principal seguidor.

Sin ninguna garantía de lograrlo, la más favorable expectativa de Estados Unidos es poder volver a crecer a un ritmo del 3% desde 2015; mientras en Europa las dos mayores potencias, Alemania y Francia, se conforman con un horizonte en que su deseo estriba en llegar el próximo año a un lejano y dudoso ¡0,9%! En cuanto a China, que hasta 2012 marcaba el ritmo con tasas anuales de hasta el 10,6%; parece resignarse a que ellas se mantengan alrededor de un “modesto” 7,5%.


Del “unicato” a la transición
La prueba de que ya no rige el esquema de “unicato” inaugurado con la caída del Muro de Berlín en 1989; es que en la reciente Conferencia Asia-Pacífico, no sólo el poderoso país asiático sino también Rusia, discutieron de igual a igual con EE. UU. los problemas del área. Por la forma en que cada uno actuó, no es difícil presumir que, luego de resignar el Reino Unido su presencia en Hong Kong, no está lejos que algo semejante suceda en Taiwán (antes denominada Formosa).

La enorme disponibilidad de recursos financieros vienen permitiendo a China no sólo encarar radicaciones e inversiones de gran magnitud, sino ofrecer operaciones de “swap” (canje de monedas) que, en realidad, son virtuales préstamos, como los convenidos con nuestro país por el equivalente a US$ 11.000 millones, y a Brasil por el triple de esa cifra. En forma paralela, hubo una inédita caída de las tasas de interés que han golpeado, y lo siguen haciendo, con los grandes mercados financieros de Nueva York y Londres.

Este escenario ya no es fácilmente manejable. El pasado 12 de noviembre la Autoridad de Conducta Financiera, organismo específico que vigila a los 36 operadores de mayor magnitud y con sede en Londres, hizo una serie de importantes sanciones. Una prueba de su influencia  es el hecho que cinco grandes bancos “han bajado la cabeza” (los estadounidenses J. P. Morgan y Citigroup; dos británicos de primer orden, HSBC y Royal Bank de Scotland, y el suizo UBS), habiéndose avenido a pagar algo más de US$ 1.700 millones por haber incurrido en una serie de infracciones; lo cual no sólo constituye una singular “novedad”, sino también un récord en este aspecto, además aportar un rotundo testimonio del poder que ejerce y su voluntad de no quedarse cruzados de brazos.

Por un importe levemente menor, se expidió en Nueva York la Comisión de Negocios de Futuros, hizo otro tanto por US$ 1.400 millones a los cinco ya nombrados bancos; y a ello se sumó la decisión de la Comisión de la Moneda, por otros US$ 950 millones a tres de ellos (J. P. Morgan, Citigroup y Bank of América); decisiones que, pese a sus montos, los mismos acataron sin mayor resistencia, dejando en evidencia la gravedad de sus transgresiones. En sentido semejante, una multa de unos US$ 135 millones aplicó la autoridad instalada en Zurich (Suiza).


Los problemas insolubles
En varias reuniones de muy alto vuelo se ha venido tratando sobre la forma de frenar o limitar el poder financiero, pero hasta la fecha no hay coincidencia al respecto. Son muchos los que postulan fraccionar o regionalizar; aunque lo que no se pone en duda es que la universalización lo hace mucho más vulnerable, pues cualquier tropiezo de cierta magnitud le inyecta una incertidumbre que hace temblar a todo el planeta. Hay ciertos especialistas de renombre que lo consideran intrínseco al área y se resignan sólo a suavizarlos; recordando que las grandes crisis han sido imposibles de frenar, atenuar o siquiera postergar.

Hay plena coincidencia que ya no existe el sistema unipolar que surgió en 1991 con la disolución de la Unión Soviética y se extendió por dos décadas, pues actualmente se está viviendo un período de transición que, por lo menos, deberá ser compartido por Estados Unidos con China y Rusia; sin dejar de admitir que se habrán de sumar de inmediato, aunque con muy diversas características, India (a partir de su gran mercado interno), junto con Japón y Alemania, pivoteando éstos sobre su capacidad exportadora de origen industrial.

El período 2008-2014 se ha caracterizado por el estancamiento que vienen sufriendo las economías de los países avanzados y la constante superación de los más grandes emergentes, China e India, a los que pretende sumarse Rusia, que, por ello, no vacila en entrar en conflicto con los países de la Otan. Su acuerdo para la provisión de gas por 40 años a China es una prueba de que hay cambios sustanciales que todavía no han sido bien digeridos y, menos aún, admitidos como un futuro que se viene adelantando en hacerse presente.

Los recientes viajes de los máximos dirigentes Xi Jinping y Vladimir Putin, tanto a Brasil como a Argentina, no fueron sólo en busca de alimentos, sino también con la voluntad de respaldar a estas economías. Sería penoso que este viento a favor no fuera debidamente aprovechado para completar sus respectivos procesos de industrialización.

Profesor de Postgrado en la Facultad de Ciencias Económicas (UNC).  

Hora: 14:05:15
Fecha: Miercoles, 17 de Octubre del 2018