HoyDia

Presente griego

PANORAMA

El proceso electoral se sigue desarrollando, y a cada paso (o PASO, según  la ocasión) los argentinos interesados en lo que vendrá después de octubre (o noviembre, si hay ballottage) van desvelando las incógnitas que traían o ratificando sus confianzas, los más acertados en sus pronósticos. Damos por cierto que la crisis de Grecia que sacude a Europa algún día recalará con más o menos fuerza en nuestras costas. Pero por el momento la que sacude a los votantes porteños es la vedette de origen heleno Vicky Xipolitakis, con sus videos y el más que oscuro trasfondo que se alcanza a percibir en la difusión de esas imágenes junto a los pilotos del avión de Austral que la llevó la semana pasada hasta Rosario en un breve pero muy escandaloso viaje. 

 
Para no aumentar la confusión de nuestros lectores diremos primero que en la pulseada entre Gobierno y oposición se venían dando resultados que dejaban bastante conformes a los seguidores de Daniel Scioli. A pesar de la derrota en Mendoza, el casi 40 por ciento alcanzado por el candidato del Frente Para la Victoria (FPV)  satisfacía las expectativas oficialistas, en especial teniendo en cuenta que en octubre no interferirán en sus ambiciones las cuestiones domésticas de la provincia. Asimismo, las encuestas en la ciudad de Buenos Aires venían indicando que, después de unas PASO frustrantes, el aspirante a jefe de gobierno kirchnerista, Mariano Recalde, venía aproximándose a una expectativa del 20 por ciento que, si bien lo dejaba tercero lejos, significaría una base importante con vistas a las presidenciales en un distrito que le es tradicionalmente esquivo al kirchnerismo. 
 
Así las cosas, la exuberante estrella de la farándula se subió al avión ése, y según afirma, accedió a la cabina de mando por expresa invitación del capitán, Patricio Zocchi. Así fue como Afrodita –una diosa aquí mucho más pechugona que la que imaginaron pintores de todos los tiempos, incluido Sandro Botticelli- no tardó lo que dura un pestañeo en tomar el control del espacio que naturalmente está vedado a toda persona ajena. Obnubiló a los pilotos con su presencia impactante e inundó sus pituitarias con el perfume dulzón y excitante que suelen usar desde tiempos inmemoriales las chicas del cabaret, sea en París o en Buenos Aires. Afanosos y galantes, Zocchi y su copiloto, Federico Soaje, le ofrecieron hacer despegar el avión accionando el acelerador. Así lo hizo Vicky, entre bromas y risas, y efectivamente el aparato se elevó hacia la Cruz del Sur y encaró hacia Rosario. Estaba Afrodita, de modo que cómo iba a faltar Eros, para terminar de desarticular a la pareja de pilotos. 
 
Apareció apenas ella (Vicky) le dijo al piloto “estoy aquí por vos”, en una frase de doble sentido que inspiró al destinatario (Zocchi) a responderle ¡regalándole el avión! “Este avión es en parte tuyo”, aventuró el comandante en su condición de macho argentino gardeliano, borgiano y maradoniano. No pensaba, en su inocencia, que ese chichoneo y otras expresiones al estilo irían a tomar estado público, magnificando quizás exageradamente la carga erótica que se había extendido en la cabina y que daría para inspirar conclusiones al propio maestro Freud. Ella, encantada; su sonrisa  ocupaba media pantalla. Pero aparentemente las cosas no pasaron de allí y los pilotos retomaron los comandos para aterrizar el aparato en Rosario. Vicky se fue, contoneándose, y en la estación aérea respondió a una movilera de Canal 13 que la esperaba. El cómo sabía que ella llegaba en ese vuelo forma parte de un después que, como se verá, resulta bastante complicado.
 
Es que la vedette, de pelo largo e ideas cortas como tantas otras colegas, llevaba en su bolso su teléfono celular con videos grabados de lo que fue el muy singular vuelo. Ella sostiene que se lo pidieron, pero algo intuía sobre el valor de su contenido porque le confió a un periodista que esas imágenes podían “matar a Recalde”. Por supuesto no se asesinaría a nadie, sino que, siendo el Recalde mencionado el mismo Recalde que aspira a gobernar la ciudad de Buenos Aires, la difusión del video acabaría con su postulación: lo mataría como candidato, porque el avión era de Austral, compañía que pertenece a Aerolíneas Argentinas, empresa cuyo presidente es… el mismo Recalde. Y eso precisamente es lo que ocurrió, con algunos agregados que le ponen más pimienta a este preparado de por sí explosivo.
 
Porque el video finalmente salió al aire, con el consabido escándalo por lo que el episodio significa como un riesgo para la seguridad de los pasajeros y de cualquier inocente que resida en alguna zona que pudiera sobrevolar un avión de línea conducido por un piloto enfiestado o una vedette irresponsable. Peligro de catástrofe, y el responsable final quien podría ser sino el presidente de una firma denunciada diariamente como deficitaria y pésimamente administrada. Ya lo sabía Vicky: sería un blanco perfecto. Pero las cosas no acaban allí, porque el escándalo daría otro giro sobre sí mismo: la señal que dio a conocer el conflictivo suceso fue Todo Noticias, de Canal 13 y por lo tanto del Grupo Clarín, líder y mentor mediático de la oposición al gobierno de Cristina Fernández. El círculo se cerraba así dejando en su interior la idea de que, de una u otra forma, la inocencia de Vicky era sólo fingimiento y que por detrás, como fuere que hayan sucedido las cosas, asomaba una clara operación política de la cual sería víctima el candidato de la Casa Rosada para hacerse cargo del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. 
 
Es difícil imaginar a la vedette pergeñando una conjura de tan complicada ejecución. Pero no cuesta nada pensar que los acontecimientos se fueron sucediendo naturalmente, hasta que la avidez de Xipolitakis por alcanzar más fama la llevó a revelar que poseía tan comprometedores testimonios del prodigioso poder que ella tiene sobre cualquier hombre, y, dando otra vuelta de tuerca, de la escasa seriedad de los pilotos de líneas aéreas. Después aparece Clarín, porque la movilera rosarina de Canal 13 dio la alerta o porque la indiscreción de la propia Vicky lo permitió. El desenlace está todavía lejano, pero Todo Noticias no podrá negar la intención destructiva de la difusión del video, y hasta es posible que tenga que dar razón de cómo llegó a su poder. Fue por inocente iniciativa de la vedette, o hubo algún intercambio de otra naturaleza o quizás una promesa de darle más espacio a su figura  en el competitivo mundo de la farándula. 
 
Detrás de esas respuestas está la investigación judicial, que no está tan dormida y obtuvo el celular de Xipolitakis. Por el momento, las primeras víctimas de este verdadero presente griego han sido los pilotos, que perdieron su trabajo y porque la causante del escándalo amenaza, para salvarse de culpas mayores, que ellos la acosaron sexualmente. Por las imágenes conocidas, más bien parece que ella estaba muy cómoda y ellos como encandilados y embobados por su exuberante presencia. La otra víctima podría ser el candidato del FPV, si el domingo el electorado porteño lo castiga de forma contundente. Pero eso lo sabremos el lunes.
 
Mientras tanto, el año electoral sigue corriendo con los habituales entredichos propios de estas disputas. Veremos si la oposición tiene más artillería para desplegar en las contiendas electorales que se sucederán de aquí al mes de octubre. Al Gobierno, por ahora, le es indispensable mantener las posiciones y afianzar las ventajas que dicen las encuestas sigue exhibiendo Scioli. 
 
E.P.
 
Hora: 02:59:19
Fecha: Lunes, 24 de Septiembre del 2018